HeartbitsVG

Tu medio especializado en la cultura Geek

La depresión no te hace menos digno: Avengers: Engame y la tristeza en los superhéroes

Hola. Mi nombre es Fernando y padezco depresión y ansiedad. Clínica, diagnosticada. Así de fácil es admitirlo, sin embargo, toma un tiempo para reconocer que hay un problema.

Es común que, bajo estas circunstancias, uno “busque” una manera de “escapar” (demasiadas comillas, creo yo), sin embargo, es una realidad con las personas que sufren de esta clase de enfermedades.

Desafortunadamente, cada vez se normaliza más el creer que la depresión es solamente un estado de ánimo y no una enfermedad real, pero las estadísticas dicen lo contrario.

La música, el cine, la tendencia a realizar viajes frecuentes con el fin de no estar en casa o el exceso de encierro son manifestaciones de la depresión.

La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.

Organización Mundial de la Salud

Cada una de ellas muy diferentes, pero al final, son métodos en los que cada quién (dependiendo de la persona, por supuesto), emplea para poder sobrellevar dicha condición.

Pero, ¿Qué pasa cuando las figuras todo poderosas que te ayudan a sobrellevar la condición, se muestran tan vulnerables?

La depresión en los superhéroes de Marvel

Me tomó un tiempo escribir esto porque las personas son bastante sensibles a los spoilers (y me incluyo), y además, porque mi misma depresión me lo impedía. Vaya ironía.

Spoilers de Avengers: Endgame

El cine es uno de los mayores elementos de comunicación que tenemos en la era moderna. Sí, sirve para contar tragedias, dramas históricos, pero también, para acercar la cultura del cómic a una audiencia más amplia.

DC Films y Marvel Studios son las principales casas productoras de este tipo de contenidos, cada una de ellas enfocada a diferentes públicos y temáticas.

Si bien DC trata de llevar a la pantalla grande a sus personajes de una manera más seria y oscura (al menos en la mayoría de los filmes), Marvel sería el lado opuesto de la moneda.

Niños que quieren ser héroes como Iron-Man, personas que reconocen el valor de Spider-Man para que, después de una dolorosa pérdida, pueda seguir de pie y luchar por un mundo mejor…

15 de cada 100 personas en México sufren depresión, y es una cifra que puede aumentar considerablemente debido a que hay personas no diagnosticadas y pueden vivir hasta 15 años sin saber que la padecen.

UNAM

Es una lista bastante amplia que no podemos abarcar, pero sí tomar como buen punto de referencia la culminación de 10 años de películas de superhéroes: Avengers: Infinity War y Avengers: Endgame.

Cuando las cosas salen mal

Está de más decirte que hay alerta de spoilers aquí. Si no fuiste víctima de ellos en las redes sociales, estoy 100% seguro que si estás leyendo esto ya viste los dos filmes anteriormente mencionados, situación que facilitará las cosas.

En Avengers: Infinity War, vemos que todos los superhéroes de Marvel que conocimos a lo largo de diez años se enfrentan a un bien mayor, a uno que los supera no sólo en número, sino en poder, fuerza y habilidad.

Todos somos conscientes de que la unión hace la fuerza y de que actuar rápido es lo mejor para todos, sin embargo, de igual forma, sabemos que con que uno se salga de control y cometa un error, las cosas habrán terminado.

Esto es justo lo que pasa en Infinity War una vez que Thanos, el villano en turno, parece acorralado.

Thor y Thanos en Avengers: Infinity War
Debiste apuntar a la cabeza… Imagen: Marvel Studios

Los sentimientos de superioridad y exceso de confianza gobiernan a Thor, que, en un intento desesperado de venganza, confía de más en su poder y no apunta directamente a la cabeza, sino al pecho del titán para descargar su ira por completo.

Lo anterior crea una oportunidad para que, con el poder de las Gemas del Infinito, Thanos haga un chasquido que termine con la mitad del universo.

Chasquido de Thanos

Y es aquí donde se pone lo feo, porque vemos a un impotente Dios del Trueno sorprendido y consciente de que el pobre manejo de sus sentimientos provocó que todos sus amigos se fueran para siempre.

¿Cómo sobrelleva un superhéroe la depresión?

Por supuesto que las cosas no podían quedarse así. Un año más tarde, tendríamos la oportunidad de ver la continuación de esta historia con Avengers: Endgame.

Todo el arco de la saga del infinito no podría ser contado en una sola película, y es por eso que, en esta segunda parte, finalmente se daría resolución al conflicto que se presentó en Infinity War.

Aquí podemos ver cómo los acontecimientos de la primera parte impactaron el en psique de nuestros superhéroes.

Ay :C Imagen: Marvel Studios

Algunos, aún afectados, hallaron una manera de sobrellevar el peso en sus hombros, y otros, se entregaron por completo a sentimientos negativos.

Para empezar, uno de los cambios más impresionantes viene con Hawkeye, que se entregó por completo al odio y desató su frustración de la peor manera: siendo un vil asesino a sueldo que no halló un hombro en cual llorar la pérdida de su familia.

Si bien es un cambio drástico (y que encuentra redención y esperanza una vez que se reúne con Black Widow), lo que viene es un impacto más al espectador.

Thor, quien fuera el poderoso Dios del Trueno, ahora sólo se dedica a beber, comer, beber y dormir (y a amenazar niños rata en el Fortnite).

A diferencia de la situación dura por la que todos están pasando y de la de Hawkeye, el problema anímico de Thor viene al realizar que su poder no es suficiente para nada.

El impacto de sus acciones le provocó descuidarse a tal grado de que podemos verlo con sobrepeso, nulo interés por “vivir bien” y desconectándose emocionalmente por completo de la sociedad.

Básicamente, aquello de lo que siempre ha presumido y era símbolo de su orgullo ahora es nada. Los errores de su pasado lo preceden e incluso no se siente digno de nada.

Thor gordo en Avengers: Endgame
Consecuencias de la depresión. Imagen: Marvel Studios

Por supuesto, una vez que Hulk y compañía lo visitan, muestra desinterés en el hecho de arreglar las cosas, pues es consciente de que todo puede empeorar, sin embargo, al final cede, aunque no del todo.

El primer paso para ser feliz: aceptar que tienes un problema (y buscar ayuda)

La carnita de Avengers: Endgame empieza cuando el equipo descubre que puede reunir las Gemas del Infinito y deshacer el chasquido de Thanos. Cool.

Para ello, nuestro equipo debe emprender una serie de viajes en el tiempo donde no pueden cometer errores, y, además, no deben interferir en las líneas de tiempo para evitar desastres a mayor escala en el presente-futuro. 

Durante este viaje, Thor aprovecha la oportunidad para tener una charla con su madre, pues prácticamente lo había perdido todo (Loki fue el más reciente), y en el estado en el que se encontraba… era lógico que quisiera ver a su madre.

Al hablar con su madre, Thor reflexiona lo que ha ocurrido. Todos sus errores finalmente cobran relevancia para su recuperación, y lo más importante: entiende que, a pesar de todo, sigue siendo digno para portar el Mjölnir y, por ende, seguir siendo el Dios del Trueno.

Thor y su madre reunidos
Una oportunidad para redimirse. Imagen: Marvel Studios

Y pues así, todo bien padre. Thor finalmente se da cuenta de la importancia de reconocer sus problemas y, más importante aún, que reconocerlos es el primer paso para redimirse y volver a ser feliz.

Por supuesto que, dicho de esa manera, suena muy fácil, y lo es (decirlo), porque hacerlo, es otro cantar.

En mi caso personal, puedo decir que aproximadamente estuve dos años en un hoyo depresivo donde ni siquiera llegaba el Wi-Fi.

Mi solución falsa para todo fue desconectarme de las personas que quería y auto compadecerme para sentirme mejor.

¿Pude sentirme mejor? Sí, aunque falsamente. ¿Solucionó mis problemas? En lo absoluto.

Mi punto es que, a pesar de que estés pasando por una situación complicada, tienes derecho a sentirte mal y a auto compadecerte.

No es malo, pero como alguien con depresión, sé perfectamente que esa no es la solución.

Derriba los mitos de las terapias y los medicamentos para tratar estas condiciones médicas.

Admito que al inicio sí “espanta” tomar medicina como antidepresivos o ansiolíticos, pero una vez que entiendes que son por tu propio bien, todo se ve mejor.

La persona más importante en estos momentos eres tú, y por favor, no lo olvides: siempre puedes contar con alguien que estará ahí para ti cuando necesites un hombro.

PD: Ante todo recuerda: la depresión no te hace menos digno.

Deja un comentario

Periodista especializado en el área de tecnología y videojuegos. Fui Sr. Editor en el legendario Gamedots. Invocador de la Grieta. 1 vs 1 cuando quieras: NekuSNK
A %d blogueros les gusta esto: