HeartbitsVG

Tu medio especializado en la cultura Geek

RESEÑA: ‘Metroid Dread’ – El juego “Triple A” con calidad de indie

Sé lo que estarás pensando y no, con ese título no nos referimos a que sea un mal juego, de hecho, es todo lo contrario. En las últimas semanas he visto quejas sobre como Metroid Dread “luce como un juego indie” y para empezar debemos de quitarnos la idea de que eso sea algo negativo, pues no es así.

Verán, en los últimos años los juegos del género “Metroidvania” se han popularizado bastante por lo buenos que han llegado a ser, como ejemplo tenemos a Hollow Knight, un juego que honestamente creo que dejaba la meta muy alta para Metroid Dread en su propio género.

Y a esto me refiero con el título, pues la realidad es que Metroid Dread es un excelente juego a la altura de los metroidvania indies más populares.

Un origen más viejo del que creíamos

Metroid Dread es un juego que fue cancelado hace años o eso creíamos, originalmente había sido planeado para estrenarse en Nintendo DS, pero en aquel entonces se canceló por la falta de potencia de la consola que no ayudaría a plasmar la idea principal que se tenía del juego.

Al menos así lo ha explicado Yoshio Sakamoto, quien es el diseñador principal de la saga en 2D y tras tantos años de espera por fin pudimos tener una entrega de la saga completamente nueva y original.

Esta continua con las aventuras de Samus Aran justo después de Metroid Fusion, después de haber destruido el planeta Sr388 junto a una estación de investigación de la federación galáctica, Samus junto a sus nuevas habilidades que se le otorgaron gracias a una vacuna con ADN metroid, debe de embarcarse a una nueva desaventura a petición de la federación galáctica.

Todo comienza cuando la federación recibe una transmisión desconocida de un planeta llamado ZDR en el que se puede observar a un parásito-X, los cuales se creían extintos. 

Tras recibir esta transmisión la federación decide mandar a 7 robots E.M.M.I. para investigar, pero tras un tiempo el contacto con estos robots se pierde así que contratan a la única persona inmune a estos parásitos, Samus.

Metroid Dread Intro
Al inicio hay una introducción y resumen general de la historia muy vistoso. Imagen: Alexey Martell / Nintendo

Una extraña sensación familiar

Si has jugado anteriores entregas de Metroid y sobre todo en 2D como lo son: Super, Zero Mission o Fusion, déjame decirte que en cuanto comiences a jugar te sentirás como en casa.

Pues incluso inicias de una manera muy similar a la de Super Metroid, llegas a un planeta desconocido, todo está en silencio, exploras un poco por aquí y por allá hasta que realizas una acción en específico y gracias a esto comienza a sonar la música del escenario.

Al mismo tiempo sin muchas complicaciones te estarás acostumbrando a los controles los cuales creo que son los más intuitivos de toda la saga.

Aunque si juegas con los Joy-Con te recomiendo uses el Grip o será un poco incómodo apuntar con la opción de 360°, al menos a mí me pasó, pues fue lo único en lo que tardé en acostumbrarme.

Ya adentrado a todo este ritmo de los nuevos controles el juego se siente muy bien en general, explorar es simplemente grandioso por lo cómodo que es.

Samus
Así de relajado vas a estar con los controles. Imagen: Alexey Martell / Nintendo

Un mapa enorme que se siente pequeño

Esta es una de las partes más importantes del género metroidvania, ¿Pues qué sería de un buen Metroid sin la exploración? y a diferencia de anteriores entregas, Dread hace y corrige muy bien todo lo de este tema.

Muchos en su tiempo se llegaron a quejar que Fusión era muy lineal y afortunadamente, aquí se arregla un poco esa situación, claro, en el inicio será bastante lineal en lo que te presentan algunas habilidades y movimientos importantes, pero a diferencia de anteriores entregas el juego te deja explorar bastante por tu cuenta.

Esto ya que no pasará mucho tiempo desde el inicio cuando ya te estarán dividiendo los caminos para que tu decidas por cual quieres ir, aquí ya depende mucho de las costumbres del jugador o de su intuición.

Pues si bien el juego te dice más o menos hacia dónde tienes que ir, tienes la libertad de ignorar por un rato esas instrucciones y ponerte a explorar a ver que encuentras y quiero poner énfasis en el “más o menos”, porque a pesar de que se te da una “orden” de a dónde ir, el juego no te marca el camino ni mucho menos te dice dónde está específicamente ese lugar al que tienes que ir.

Metroid Dread Adam
Quien te estará dando las instrucciones a donde ir será nada mas y nada menos que Adam, quien regresa de Metroid Fusion. Imagen: Alexey Martell / Nintendo

Eres tú y tu intuición de a donde quieres ir, y repito, esto depende mucho del jugador y sobre todo de qué tanta experiencia tienes con los juegos de Metroid, pues personalmente preferí irme directo a buscar lo que se me pedía y dejar la exploración en general hasta tener todas mis habilidades importantes.

En este sentido créeme que no te vas a aburrir, te vas a perder muchas veces y vas a descubrir cosas nuevas sin querer y eso te llenará de alegría y satisfacción (lo cual es la magia de estos juegos).

Aparte de esto, la exploración es simplemente cómoda, quizá cuando abras el mapa y veas lo enorme que es te de una sensación de pereza y pienses: “¿en serio tengo que llegar hasta allá?” pero créeme, no se siente por lo bien hechos que están los controles y el diseño de mapas en general.

No como en otros juegos, los cuales daba hasta pavor pasar por ciertas áreas por sus obstáculos que tenían… Sí te estoy viendo a ti Maridia de Super Metroid y tus malditas arenas movedizas debajo del agua.

Super Metroid Maridia
Esta imagen por si sola ya me da mucho estrés de recordar esa frustración. Imagen: Nintendo

This is my final form?

Por otra parte hablando de las habilidades, estas se te irán otorgando poco a poco aunque explores mucho o no, como ha sido siempre, pero hay un par de cosas aquí que me fueron algo… incómodas.

Para empezar, anteriormente las habilidades importantes las encontrabas en cuartos grandes muy similares a altares o que marcaban un antes y un después a la hora de jugar pues se sentían como zonas ocultas que no podías ver desde otras salas y daba gran satisfacción encontrarlas sin querer

Esto sucede rara vez en Dread, pues algunas salas de habilidades parecen estar puestas de manera aleatoria tanto que inclusive puedes encontrarlas aun sin entrar en ellas. Esto ya que a veces pasa que estando en otras salas podrás ver que hay alrededor de la misma y si por accidente encuentras una sala con un chozo (ósea una habilidad) se te marcará en el mapa.

Esto creo que es bueno y malo, pues en teoría favorece a la exploración y a las ganas de querer llegar a un punto que encuentres por accidente, pero por otra parte, como alguien que viene de anteriores entregas, esto lo sentí algo extraño, ya será de cada quién.

Metroid Dread Gravity suit
“Magic pancakes?” Imagen: Alexey Martell /Nintendo

Aunque eso sí, el juego te favorece muchísimo por explorar, y no quiero entrar en detalles por spoilers pero digamos que habrá áreas o jefes los cuales podrás vencer más fácil si obtienes ciertas habilidades “antes de tiempo”, así que te recomiendo mucho investigar todo, literalmente todo, pues habrá paredes falsas incluso dentro de las batallas de uno que otro jefe.

En general el progreso con las habilidades es muy bueno, realmente sientes que Samus se hace más fuerte y hasta te da menos pavor entrar a ciertas áreas, aunque hay un par de habilidades que creo que no están bien aprovechadas como la ráfaga de micro misiles que ya se nos ha presentado en los trailers.

El problema con esta habilidad es que la use un par de veces, puedo contar con una sola mano las veces que la llegue a utilizar y estas solo fueron para poder acabar el juego al 100%. Espero que quien esté leyendo esto sepa sacarle más provecho a dicha habilidad.

Metroid Dread Kraid Liar
Puntos extra a quien comente a que hacen referencia estos “picos” Imagen: Alexey Martell / NIntendo

Atando cabos sueltos, más bien, metroids

Cambiando de tema, este juego se nos vendió como el final del arco de los metroides, ese que venimos cargando desde el primer metroid. Ya sabes, ese donde un villano quiere clonarlos, usarlos de arma biológica, arruinar sus planes y repite…

Me alegra informarles que efectivamente, este juego parece cerrar por fin con esta trama de los Metroides y puedo decir que es ¡Increíble!

No contaré más, solo diré que la historia tiene un par de giros muy, muy interesantes que si eres fan de la saga aquí sucederá que lo odias o lo amas y en mi caso lo amé.

Realmente me emocionó mucho la manera en la que explicaron varios sucesos de la historia en los que teníamos la duda, sobre todo después de Metroid Samus Returns, pues aquel juego tenía unos coleccionables que daban indicios de los que pasaría en un futuro con la saga (o sea, con Dread)

Eso sí, la historia más interesante realmente se contará ya casi hasta el final del juego, pues durante la mayor parte todo girará en torno a regresar a tu nave y ya.

Esto no es algo malo pues de hecho cumple muy bien con lo que el juego quiere transmitir sobre ese “Dread” (Miedo en español)

Metroid Dread SA-X
Si jugaste Fusion, prepárate para volver a sentir esa sensación estresante. Imagen: Alexey Martell / Nintendo

¿Lo está sintiendo ahora, Doña Samus?

Ya entrando a lo que el juego nos quiere transmitir y por lo cual viene el título, puedo decir que depende de cada persona y que tan miedosa sea o que tan adentrado está uno en la historia.

Esto porque hay dos cosas importantes que transmiten esta sensación: La primera es la historia y tal vez pienses: ¿Cómo pueden transmitir eso con la historia? pues sí, sucede como con las películas de terror, esas en las que sólo te gustaría que “todo acabe” para poder relajarte sin preocupación de ver que le pasara algo malo al protagonista.

Asi mero funciona en Dread, la historia está solamente en que tienes que regresar a tu nave e irte para estar a salvo y si te adentras en la historia creeme que vas a querer llegar lo más rápido posible por miedo a que algo te pase (o a Samus más bien)

El segundo punto importante sobre esta sensación reside en los E.M.M.I., los cuales ya conocemos como los robots casi indestructibles que si te alcanzan significa muerte segura el 99% de las veces.

Estas cosas realmente te ponen en tensión sobre todo al inicio donde te sientes débil y desprotegido, aún peor cuando no tienes habilidades suficientes para escapar con éxito de algunos pasillos, te sentirás casi como en una película de Alien queriendo escapar de un Xenomorph.

Lo único negativo que encontré en esta mecánica es que las áreas donde se encuentran los E.M.M.I. por alguna razón son todas casi iguales y es extraño, pues contrasta bastante con las áreas locales que hay en cada sección, y no es que contrasten de buena manera sino que se sienten bastante aleatorias a diferencia de los alrededores, es como si fuera mucha casualidad que haya un laboratorio en medio de una selva idéntico al que encontraste horas antes en las cuevas.

Yo estaba esperando a que saliera de la puerta… Y me termino por meter un pin$#% susto.

Como algo que complementa estas sensaciones quisiera mencionar la música, la cual puedo decir que es algo… olvidable, no es mala, pero en verdad se extrañan esas melodías más rítmicas que suele haber en la saga.

Solo hubo un par de melodías que realmente me gustaron pero de ahí en fuera creo que la música en este juego es más que nada un simple acompañante de ambientación más que algo para marcarte un ritmo por cada área. (Como sucedía en Super Metroid al cambiar de áreas)

Se ve bonito pero pudo verse mejor

Pasando al lado técnico, digamos que desde que se presentó el juego, pasé semanas de preocupación porque no me gustaba como se veía gráficamente, y al final es algo que me pasó desapercibido la mayoría del tiempo.

El juego luce muy bien en algunos escenarios, sobre todo en sus fondos que casi siempre tendrán algo de movimiento que te dará una sensación de que es un mundo realmente vivo, que reacciona a tus pasos.

Pero no me dejarán mentir, hay cosas que son cuestionables en la calidad gráfica, esto se nota sobre todo en el modo televisión, pues hay texturas que se ven o muy plásticas o muy pixeladas y estoy seguro que son detalles que sí se pudieron ver mucho mejor en general.

Por otra parte el rendimiento del juego es casi siempre a 60 cuadros por segundo, hay excepciones, en algunos jefes bajaban drásticamente por la cantidad de movimiento que había en pantalla, pues hay peleas que se vuelven muy frenéticas, pero en este sentido el juego corre muy bien.

Por último solo quisiera mencionar que el juego carece de opciones de configuración “avanzadas”, pues no podrás editar el volumen de la música, ni de los efectos, nada, solo subir o bajar la gamma de la imagen, esto creo que es más una queja mía, pero quería mencionarlo.

Metroid Dread primer jefe
Habrá escenas que se verán muy, pero muy bien y mostraran a Samus como realmente es. Imagen: Alexey Martell / Nintendo

El regreso triunfal de la saga

Ya para concluir, puedo decir que el juego es grandioso, realmente cumple muy bien tanto con los fans como con los que recién comenzaron a jugar metroid pues el juego cuenta con una muy buena accesibilidad y su dificultad no es nada del otro mundo.

Hay cosas que sí se pudieron mejorar como el apartado gráfico pero en general es un muy buen juego que realmente cierra con todo este arco de Metroid y que si eres fan de la saga, es un sí o sí tenerlo para tu Nintendo Switch, no hay más que decir, simplemente es un regreso triunfal y una gran manera de ejemplificar lo que es un Metroidvania.

Metroid: Dread

$1,299 pesos mexicanos
9

Historia

9.0/10

Jugabilidad

9.0/10

Gráficas y sonido

9.0/10

Pros

  • Buena ambientación
  • Un gran cierre a la historia
  • Accesible e intuitivo
  • Libertad para explorar de forma no lineal

Cons

  • Gráficamente pudo ser aún mejor
  • Música olvidable
  • Áreas del mapa con diseños cuestionables
  • Falta de opciones de configuración

Deja un comentario

¿Los videojuegos te vuelven loco? ¡Díselo al Covenant!
A %d blogueros les gusta esto: