Xbox y Nintendo últimamente han estado muy agarrados de la mano, especialmente, desde que Minecraft empezó a llegar a otras plataformas, sin embargo, la gente pedía que PlayStation se uniera a la fiesta del crossplay, pero nada más no pasaba. 

Sabemos que esto es complicado, principalmente, porque todos ellos tienen un enfoque diferente hacia sus comunidades, misma razón por la que Sony/PlayStation tuvo que declinar ante esta iniciativa de “jugar juntos”. 

Pero las cosas cambian y ahora, estas tres empresas de videojuegos se unen por una buena causa: mantener la seguridad de los jugadores en línea en todo momento. 

Creemos que los juegos son para todas las personas de todas las edades, incluidos los jugadores más jóvenes y vulnerables. La tecnología hace posible las experiencias de entretenimiento atractivas y queremos asegurarnos de que esas experiencias, especialmente cuando involucran la interacción con otros, sean positivas y respetuosas. Todos los jugadores merecen tener fantásticas experiencias de juego social en entornos donde el respeto y la seguridad son mutuos.

Xbox

Puntos para reforzar la seguridad de la comunidad de jugadores de PlayStation, Nintendo y Xbox 

  • Proveer a los jugadores herramientas para poder personalizar su experiencia en los juegos en línea, además de un control a los padres sobre estas interacciones 
  • Diferentes canales de soporte para poder facilitar el uso de las configuraciones restrictivas para los jugadores en las diferentes comunidades en línea
  • Informes constantes sobre los códigos de conducta, políticas de privacidad, términos de uso y más a los padres/tutores de familia
  • Inversión de recursos en tecnología para detectar conductas y/o actividades que puedan ser perjudiciales para los jugadores 
  • Trabajo constante con diferentes partes de la industria para centralizar estos esfuerzos y generar una comunidad saludable entre todas las plataformas 
  • Compartir información y reportes entre todas las partes involucradas para poder beneficiar a la industria 
  • Contacto directo y constante con la ESRB para poder clasificar los juegos de acuerdo a las audiencias a las que están dirigidos 

Sabemos y entendemos perfectamente que proteger la integridad de todos los jugadores de todas las comunidades es complicado, sin embargo, esfuerzos como éste ponen una sonrisa en nuestro rostro y nos indican que definitivamente, la guerra de consolas jamás ha existido. 

Finalmente, Xbox y todas las empresas reconocen que desde el inicio de los videojuegos la industria ha buscado proteger a los jugadores de diferentes comportamientos que puedan resultar negativos, especialmente para los niños, pero de igual forma, reconocen que es una tarea que nunca se ha enfrentado solo. 

¿Qué te parece esta iniciativa?

Si quieres leer más acerca de toda esta iniciativa, puedes hacerlo en el siguiente enlace.

Fuente

Deja un comentario